lunes, 13 de febrero de 2017

“Somos optimistas, confiamos mucho en este grupo de jugadores”

Por @Gonza_Rossi
Lo afirma Martín Cicotello, uno de los ayudantes de campo que tiene José Romero, DT de All Boys. Además, recuerda sus inicios en el fútbol, cómo le fue Italia y qué clase de entrenador es, entre otros temas.
Uno de los ayudantes que tiene José Romero, Director Técnico de All Boys, Martín Cicotello , se hace un tiempo para dialogar con este medio. Con respecto a sus inicios en el fútbol, recordó: “De muy chico, jugaba al básquet, un deporte que me apasiona, pero a los trece o catorce años, cuando entre al colegio Ateneo Inmaculada de Santa Fe, que participaba en la Liga Santafesina, me incline por el futbol”.
  Además, comentó que de chico, “me gustaba mucho como jugaba Enzo Francescoli. Fue uno de los mejores futbolistas que he visto. Otro que también destacaba, y me identificaba, era Batistuta. Un goleador fantástico. Como jugaba de delantero, miraba los jugadores de los cuales podía copiar algunas cosas e intentar llevarlas a cabo. Obvio que era imposible para mí, hacer lo que ellos hacían. También, me agradaba mucho mirar fútbol internacional, como el ingles e italiano. Robertino Baggio, Ruud van Nisterlooy, Francesco Totti y Sebastián Verón, era a los que seguía”.
  Por otro lado, Martin jugó en Unión de Santa Fe. “Llegué a Unión después de una prueba, y de la mano de Darío Kudelka, que en ese momento estaba a cargo de la Quinta y Sexta División de AFA del club. Había tenido buenos torneos en el equipo de mi colegio, y él me veo ahí. Me ficho en el Tate, donde estuvo unos cinco años, hasta cumplir los 21”, dijo.
  En relación a que lo generaba enfrentar a Colón (SF), Cicotello señaló: “Me tocó jugar algunos clásicos en Inferiores, pero el que más recuerdo fue uno que jugamos por la Liga Santafesina. En Santa Fe, aparte de las competencias de AFA, existe dicha Liga, la cual es muy competitiva. Una Vez, enfrentamos a Colón, en el estadio principal. Era un partido importante, porque estábamos peleando por el campeonato. Si bien perdimos, terminamos arriba de ellos, en la tabla de posiciones. Eso fue lo que más remarco,  je. Por otro lado, en Santa Fe se vive mucho la rivalidad con el Sabalero. No pude cumplir el sueño de jugar un clásico en Primera, pero me imagino que debe ser algo único”.
  Después, se marchó hacia Italia. “Cuando cumplí 21 años, quedé libre de Unión, Darío Kudelka, me dijo que no iba a tenerme en cuenta para hacerme contrato profesional. Fue un momento muy duro para mí. Pero, por suerte tuve la posibilidad de realizar un vieja a Italia con un representante de Rafaela, y allí pude conocer la realidad del Calcio y me di cuenta que quizás, en categorías de ascenso de ese país podía tener la chance de vivir del futbol. Fue así que luego volví a Argentina, para disputar el viejo Argentino B, en un club que se llama San Cristóbal de Santa Fe, mientras trasmitía mi ciudadanía. Cuando terminé de jugar ese torneo, Rubén Rossi, que había sido mi coordinador cuando estaba en Unión, me comentó que había una persona en Rosario que estaba armando un equipo para ir a disputar campeonato en Italia, y representar a un equipo de la región de Basilicata. Luego de haber realizado uno entrenamientos, quedé seleccionado para ir. En Italia estuve diez temporadas, en distintos clubes. Hoy, ese país es mi segunda casa”, indicó.
  Con respecto al debut en Primera, subrayó: “No pude debutar en Primera División de acá, Argentina. Si lo hice en Italia, jugando para Sporting Genzano, gracias a un entrenador que tenía como apellido Nole”.
  Posteriormente, se dedicó a la dirección técnica en el fútbol. “Mi último club fue ASD Corregese. A partir del año 2008, los clubes del ascenso empezaron a pagar un poco menos, y se vieron algunas dificultades que me hicieron replantear si convenía seguir o no tan lejos de mi familia. Fue así que en 2012 dije basta, y me volví. Deje de jugar a los 30, por decisión propia, porque comenzar a formarme para trabajar en el fútbol desde otro lugar. No estaba seguro si como entrenador o en algún otro rol. Pero sucedió que en el último club que jugué, el presidente me ofreció hacerme cargo de una categoría de la institución. Empecé a dirigir a los chicos, y algo me pasó. Dije esto me gusta. Así que, cuando regresé al país, me anoté para hacer el curso de entrenador en la Escuela de Técnico en River. Cuando estaba promediando el segundo año, comencé a trabajar en Deportivo Español. Allí, estuve dos años. En el 2014, recibí la llamada de Cristian Lovrincevich, que había sido mi profesor en River, ofreciendome ser ayudante en un equipo de Federal A de Tucumán. Fue una alegría trabajar con alguien que sabe tanto, y más aun que se haya fijado en mí, entre tantos alumnos. Trabajamos juntos en San Jorge, y en Central Norte de Salta. Fue muy valioso para mi, aprendí mucho”, admitió.
  Por otra parte, contó que “me considero un entrenador al que le gusta trabajar. Como futbolista, todo me costó mucho, pero me fascinaba entrenar. Creo que como DT soy igual. Me gustan los jugadores que están siempre dispuestos a brindarse al máximo en cada entrenamiento. Aspiro a facilitarle las cosas al futbolista, brindarle la mayor cantidad de herramientas posibles para que pueda resolver las situaciones del partido. No soy mucho de charlar prolongadamente con los jugadores, sino que me gusta que vivan las situaciones de juego en ejercicios de entrenamiento. Para ello, mi gran desafío está en conocer cada vez más del juego y así poder ayudarlos a jugar mejor. Lo que si tengo claro, es que el entrenador llega hasta un punto, luego es el futbolista es quien debe ejecutar y es el verdadero protagonista”.
  A su vez, confesó: “En cuanto al juego, aspiro a que los equipos con los cuales uno trabaja sepan entender el juego. En ofensiva, puedan dar un buen destino al balón y sepan doblegar al rival. Desde lo defensivo, deben cooperar para evitar ser superados. Para ambas cosas, el orden es fundamental. Entiendo el futbol como un deporte de cooperación y oposición. Hay que cooperar para oponerse a un rival, que a su vez coopera para oponerse a nosotros. Parece un juego de palabras, pero no lo es”.
  Por otra parte, sobre el arribo al Cuerpo Técnico de Pepe Romero, sostuvo: “Después de terminar el proceso con Cristian en Central Norte, volví a Buenos Aires y me surgió la posibilidad de ir a trabajar a Corea del Sur, para dirigir un equipo sub 15 y uno sub 23. Estuve allí 4 meses, siendo una experiencia muy linda. Si bien tuve posibilidades de quedarme, por cuestiones personales no se concretó. Al regresar, Cristian Lovrincevich volvió a convocarme, pero esta vez para hacerme cargo de dos categorías en el Club San Telmo, donde él estaba haciendo las veces de coordinador del Fútbol Juvenil. A mitad del 2016, se fue a Chile, donde no pudo incorporarme por cuestiones inherentes al club. En ese momento, el representante de Pepe Romero, Pascual Lezcano, a traves de su hermano, Tomas, me hizo llegar la posibilidad de formar parte del Cuerpo Técnico, porque Pepe necesitaba una persona más. Me reuní con él, a quien ya conocía, y empecé a trabajar. Siempre voy a estar agradecido de la posibilidad que me dieron, tanto Pepe como sus representantes y espero responder con trabajo y de la mejor manera”.
  Además, opinó del momento que está viviendo el equipo de Floresta: “All Boys atraviesa una etapa complicada de su historia. La crisis institucional que acarrea, por malas gestiones pasadas, hizo que el club hoy deba afrontar algunos problemas que tienen directa incidencia en lo deportivo. El sacrificio que llevan a cabo a diario los dirigentes, para hacer frente a estos problemas, es digno de elogio, pero la coyuntura tampoco da respiro a los clubes para que puedan superar las crisis. Ojalá puedan sacarlo adelante, ya que son gente comprometida con la institución”.
  Por último, Martin Cicotello apuntó: “En cuanto a lo futbolístico, creo que estamos creciendo. El semestre pasado, no pudimos lograr esa regularidad de rendimientos que se necesita para poder mantener un equilibrio de resultados. Por pasajes, hemos logrado un buen funcionamiento y por momentos no lo hemos hecho de la mejor manera. En esta preparación, lo que estamos buscando es justamente ser más equilibrados, que el equipo pueda dominar más los partidos y ser más protagonistas en las distintas fases del juego. Somos optimistas, confiamos mucho en este grupo de jugadores. Van a dar el máximo por dejar a All Boys lo más arriba posible”.

Fotos: All Boys Locura. Notiziario del Calcio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario