sábado, 27 de junio de 2020

Nicolás Torres:


“Esta cuarentena se está tornando difícil, son muchos días. Igual, realizó algunas actividades. Estudio de mañana, ayudo a mis hijos con sus tareas y a la tarde entreno”
Por @Gonza_Rossi
En forma muy exclusiva, el volante Nicolás Torres, se hizo un tiempo para dialogar con este medio. Con respecto a sus comienzos en el fútbol, dijo: “Mi vida en el fútbol arrancó en la localidad de Concepción del Uruguay, Entre Ríos, cuando tenía cinco años, jugando para un Club llamado Rivadavia, perteneciente a la Liga Local”.
  Por otro lado, reconoció: “De pequeño, mi ídolo era (Fernando) Redondo, cuando el ex volante estaba en el Real Madrid”. Además, sobre el arribo a Tigre, sostuvo: “Fui al Matador 'engañado' por mi representante, quien me llevó ahí diciendome que tenía todo arreglado para firmar. Pero luego estuve a prueba una semana con miles de jugadores, donde finalmente quedé y terminé firmando contrato para disputar la Primera B Metro del 2004”.  Estando en el conjunto de Victoria, tuvo como Director Técnico a Ricardo Caruso Lombardi y logró dos ascensos en formas consecutivas con grandes campañas. “Siempre digo que Caruso es un personaje cuando se prende la cámara. Como técnico, no se le escapa ningún detalle y conoce todos los jugadores de todas las categorías. Soy un agradecido hacia él, ya que me ayudó muchísimo y me hizo crecer. Por otra parte, de los ascensos conseguidos estando en Tigre, destaco la humildad y el hambre que había en eso grupos. No había estrellas”, admitió.
  También, en relación al debut en Primera, contó: “Debuté en Primera estando en Gimnasia, en el año 2002, enfrentando a Belgrano de Córdoba, partido que perdimos 5 a 0. Pese a ese resultado, para mí fue un sueño. El que me hizo debutar fue el gran Pernia, capitán de Boca cuando estaba Diego Maradona en el Xeneize”.  Asimismo, pasó por Colón de Santa Fe. “Después de cuatro años, en los cuales jugué más de 100 partidos y obtuve los dos mencionados ascensos, sentía que tenía que cambiar de aire. Surgió la posibilidad de ir a Colón y no lo dudé. Una institución enorme del Interior. Ahí, sentí que era un crecimiento para mi carrera”, señaló.
  Conjuntamente, estuvo en Quilmes y Ferro Carril Oeste. “A Quilmes llegué cuando ya se encontraba un equipo armado y que jugaba muy bien. Terminamos ascendiendo, aunque me hubiese gustado tener más continuidad en un Club hermoso. Por otro lado, estando en Ferro había agarrado buen ritmo, pero más tarde lamentablemente me lesioné una de las rodillas. El conjunto de Caballito es un equipo gigante, que tiene todo para estar a la altura de los demás grandes de Primera”, expresó.

  Actualmente, está en Chaco For Ever. “Tras haber tenido un gran semestre en mi regreso a Gimnasia, me llegó la oportunidad de venir a Chaco For Ever, un Club enorme del Interior, en todo sentido, por la estructura, gente e historia. Estabamos peleando por ascender, hasta que se paralizó el certamen por el coronavirus”, indicó.  Por último, cerró diciendo: “Esta cuarentena se está tornando difícil, son muchos días. Igual, realizó algunas actividades. Por ejemplo, estudio de mañana, ayudo a mis hijos con sus tareas y a la tarde entreno”.

martes, 26 de mayo de 2020

Facundo Besada:


“Las expectativas después de que todo esto pase, serán poder trabajar con normalidad y que podamos volver a una vida normal”

Por @Gonza_Rossi
En forma muy exclusiva, el ex defensor Facundo Besada, palabra autorizada, se hizo un tiempo para dialogar con Abrazo de Gol. Con respecto a sus inicios en el fútbol, recordó: “Comencé a jugar en las Infantiles del Club Toronto, perteneciente a LIFIPA, cuando tenía diez años. Después, estuve en la Selección de LIFIPA. Posteriormente, pase a las Juveniles de Gimnasia y Esgrima La Plata. Estando en el Lobo, llegué hasta la Reserva”.
  Por otro lado, confesó: “De chico, me gustaba mucho y trataba de copiar a Oscar Ruggeri”. También, estuvo en Villa San Carlos. “A Villa San Carlos fui de la mano de Hugo Frontini, luego de haber estado en Germinal de Rawson. Me entusiasmo la idea de ir a Berisso ya que estaba Lea Martini, a quien conozco de pequeño”, sostuvo. Y agregó: “Cuando arribe al Celeste tenía muchas ilusiones de todo tipo. Asimismo, me encontré que todo se hacía a pulmón y con mucho sacrificio. Había muy pocos recursos. Por ejemplo, nosotros nos encargabamos de arreglar la cancha cuando terminabamos de entrenar. Éramos un grupo de jugadores conformado por amigos. Además, en los viajes, los peajes los pagaba algún hincha que nos acompañaba. Si no, era difícil llegar a los partidos.
  Por otra parte, el Presidente de la institución de ese entonces, el mencionado Hugo Frontini, que también dirigía, organizaba las bailantas en la Sede para recaudar unos pesos y dar algún viatico a los chicos que lo necesitaban”.
  Conjuntamente, expresó: “A los 25 años ya era DT, porque había realizado el curso de entrenador mientras jugaba. Como ya me gustaba la táctica, veía que podía ser un buen camino a seguir después del retiro”. Más tarde, señaló: “Soy de la clase de entrenadores que no dejan nada librado al azar. Muy obsesivo en el día a día y estudioso de los rivales”.
 Una vez fuera de las canchas, Federico comenzó a dirigir y su primer equipo fue Villa San Carlos. “Lo que recuerdo es que el Club con Alejo Colombo empezó a resurgir. Estaba más organizado, sobretodo en el fútbol. En la Villa tuve mi primera experiencia como DT. Y  me acuerdo de todo. De los entrenamientos, los viajes y la pretemporada. Se logró armar un equipo muy fuerte y unido, y con un gran sentido de pertenencia. Esa fue la clave”, expresó.  
  Luego, Besada anduvo en las Divisiones Inferiores de Estudiantes de La Plata y San Telmo. “Del paso por Estudiantes me acuerdo que tenía una categoría, la 96, muy fuerte, compuesta con grandísimos jugadores, los cuales algunos actualmente están jugando en Europa. Como son Joaquín Correa y Jonathan Silva, además de Rodrigo Ayala, Fede Anselmo y Gaby Seijas, que hoy son profesionales. Fue lindo haber estado en el Pincha, porque me sirvió como experiencia. Pero a mí me gustaba el fútbol profesional, y de estar en el paraíso, lo que era Estudiantes, donde podías, entre otras cosas, entrenar con instalaciones con materiales, me marche a San Telmo. En la Isla viví una gran experiencia. Ese lugar es un barrio grandioso con gente de primera, que ama al club y te lo hacen sentir en cada partido”, admitió.
 Además, pasó por Patronato. A Patronato estuve como Asistente Técnico de Mario Sciacqua. Llegamos al Patrón, luego de estar en Quilmes. Estando en el Cervecero, pudimos hacer una buena campaña  y eso generó que nos convoquen para salvar a Patronato del descenso. En Entre Ríos tuve mi primera experiencia en la Superliga, la cual fue fantástica. Porque conviví en un club y una ciudad hermosos para estar y trabajar”, subrayó.
  A su vez, comentó: “Estos días, la verdad que en esta cuarentena la estoy pasando muy bien. Porque fue mucho tiempo estando fuera de mí casa, lejos de mis hijos y mi esposa. Por eso, estamos aprovechando para estar juntos durante el día. Pero también, busco hacer todas cosas de fútbol. Por ejemplo, analizar vídeos ver equipos y armar charlas, las cuales charlas van destinadas a  equipos de la Liga Amateur Platense y clubes Infantiles, a los que le gusta tener conversaciones técnico- tácticas. Trato de salir lo mínimo indispensable, solo para hacer mandados y bueno aprovecho, para estudiar con mis mencionados hijos y hacer lo que no hago cuando estoy en actividad fuera de mi hogar”.
  Al mismo tiempo, Facundo Besada remarcó: “Considero que para los entrenadores y también puede llegar hacer para algunos futbolistas, que no haya una determinación que nos perjudique. En lo laboral, va a haber menos posibilidades de trabajo, se va a ganar mucho menos dinero y el fútbol va a dejar de ser competitivo. Muy pocos equipos van a participar por algo, y eso creo que va a emparejar para abajo a la Liga Local y Superliga profesional y todos los campeonatos relacionados al Ascenso”.
  Por último, Federico Besasa cerró diciendo: “Las expectativas después de que todo esto pase, serán poder trabajar con normalidad y que podamos volver a una vida normal, aunque creo que después de esto ya nada será normal o nada será igual en ningún ámbito. Esto nos va a cambiar la vida, al menos, por los próximos años”.
Fotos: Blog de Facundo Besada.

Diego Cochas:


 “Basado en mi experiencia como jugador, trato de trasmitirles a mis futbolistas el valor del trabajo, la conducta, el esfuerzo y la responsabilidad en cada entrenamiento”

 Por @Gonza_Rossi
 En forma muy exclusiva, el ex volante Diego Cochas se hizo un tiempo para dialogar con Abrazo de Gol. Con respecto a sus comienzos en el fútbol, recordó: “Me inicie en las Divisiones Inferiores de Belgrano de Córdoba. Ahí, estuve hasta los 16 años. Posteriormente, surgió la posibilidad de ir a River Plate, que luego compró mis Derechos Deportivos”.
   Por otro lado, confesó: “Sin lugar a dudas, de pequeño admiraba a Diego Armando Maradona”. Además, estuvo en Defensores de Belgrano. “Llegué a Defensores por medio de un convenio que hizo en su momento River con el Dragón”, sostuvo. Y agregó: “Me encontré con un club que se estaba formando para luchar por el ascenso a la B Nacional. En aquel entonces, hicimos una gran campaña y logramos ascender”.
  También, estuvo en Huracán. “La gran campaña que realicé con Defensores generó que un equipo de Primera como Huracán se interesara en mi. Ya en el Globo, pude debutar de la mano de Miguel Ángel Brindisi, enfrentando a Racing”, señaló. Posteriormente, jugó en Ferro Carril Oeste y Nueva Chicago. “Deportivamente, mi paso por Ferro fue muy bueno. Ya que tuve mucha continuidad y pudo marcar varios goles, pese a que lamentablemente no pudimos ascender a Primera División. En cambio, en Chicago tuve un paso muy corto; solo estuve en Mataderos seis meses y no logre tener continuidad. En esos años, me llegó la chance de marcharme a Colombia”, indicó.
  Más tarde, Diego tuvo un largo periodo en el fútbol cafetero. “En Colombia, viví la mejor etapa de mi carrera, porque pase cinco años maravillosos. Allí, jugué la Copa Libertadores en Deportes Tolima, y dije presente en la Copa Sudamericana estando en Deportivo La Equidad de Bogotá. También, anduve en Millonarios, un club grande de la Capital, Deportivo Pereira y Cúcuta Deportivo”, admitió. Conjuntamente, Cochas pasó por Venezuela. “Estando en Deportivo Lara de Barquisimeto salimos campeones en dos ocasiones. Después, pase por Deportivo Tachira, institución con la cual pude volver a jugar la Sudamericana. Más tarde, decidimos con mi familia volver a la Argentina. Una vez que regresé al país, me incorporé a Tristán Suarez, mi último club profesional”, subrayó.
  Por otra parte, expresó que “después de haber estado en Tristán, volví a Córdoba, mi Ciudad. Más tarde, un amigo, que hizo Juveniles conmigo en River, me contacto con los directivos de Club Atlético y Biblioteca Newells Old Boys y logramos llegar a un acuerdo por un año”.
-¿Cómo surgió ser DT?

Cuando regresé a la Argentina, empecé con el curso de Director Técnico en ATFA. Luego, me recibí y comencé a trabajas en Inferiores. Pase por Deportivo Atalaya y Lasallano. Actualmente, dirijo la Cuarta División de Racing de Córdoba.
 -¿Qué clase de entrenador sos?

Basado en mi experiencia como jugador, trato de trasmitirles a mis futbolistas el valor del trabajo, la conducta, el esfuerzo y la responsabilidad en cada entrenamiento. Asimismo, como entrenador me gusta el juego ofensivo, el buen trato de pelota y hacer mucho hincapié en la parte psicológica de cada dirigido que se encuentra en proceso de formación.
-¿Cómo son tus días en cuarentena siendo Director Técnico?

 En este momento, sigo trabajando con mi equipo a través de conferencias de Zoom; analizando videos para afianzar conceptos de los técnico y táctico. Y esperando con paciencia que todo esto pase para volver a nuestras actividades.
 Por último, Diego Cochas cerró diciendo: “Espero seguir con el proyecto formativo, que se inicio en febrero, y tratar de cumplir los objetivos planeados. Tengo un equipo de Profes a mi lado muy preparados y seguramente continuaremos con este proceso”.
Fotos: Corazón Deportivo/ Gol Caracol.

viernes, 10 de abril de 2020

Nicolás Ayr:


“La vuelta a UNO fue esperada por todos. Creo que el camino y la fuerza que le pusieron al armado del estadio fue admirable. Emociona como ha quedado”

Por @Gonza_Rossi
En forma muy exclusiva, el defensor Nicolás Ayr se hizo un tiempo para recordar su paso por Estudiantes de La Plata. Sobre su llegada al conjunto albirrojo, dijo: “Fui a Estudiantes a través de una pruebas que se realizaban con el fin de integrar la Novena División del club”.
  Además, reconoció: “Al ser de la Ciudad, hincha e integrar las Juveniles, en su momento fue muy significativo estar en el Pincha. Para mí, estaba en el mejor club del mundo. Estas claro que con el paso del tiempo, la institución fue cambiando para bien y eso me pone muy contento”.
  Por otro lado, con respecto a lo que significa estar presente en un clásico, sostuvo: “Ya los clásicos en las Divisiones Inferiores se Vivian muy efervescentes. Y haber podido debutar en uno de ellos te marca y provoca una mezcla de sensaciones. Pero cuando entras a la cancha, te olvidas de todo”.
   Asimismo, estando en el León, fue dirigido por una gloria del Club: Carlos Salvador Bilardo. “Por ese entonces, el momento que atravesaba Estudiantes era difícil, en relación a la posición de la tabla. Con la llegada de Carlos, con tan solo su presencia fue un envión anímico y generó mucho compromiso con el club y la situación”, dijo. Y agregó: “De esa época, hay muchas anécdotas vividas con el Doctor Por ejemplo, talar árboles como método de entrenamiento y la famosa champaña en cancha de River”.
  En relación al debut en Primera, Nicolás admitió: “Debuté el 3 de febrero del 2001, contra Gimnasia Esgrima La Plata”. Por otra parte, Ayr expresó: “Siempre sigo al club, a mis ex compañeros y jugadores que hayan salido de Estudiantes”.
  Conjuntamente, el zaguero confesó: “La vuelta a UNO fue esperada por todos. Creo que el camino y la fuerza que le pusieron al armado del estadio fue admirable. Emociona como ha quedado”. Por último, analizó el presente de Estudiantes: “Llegaron jugadores de mucha jerarquía, por eso partido a partido se va a hacer fuerte. Va a realizar un muy buen torneo”.
Fotos: ATV. Elbocon.

lunes, 30 de marzo de 2020

Sergio García:



“Las ambiciones están intactas por ascender y volver a las categorías superiores, que es donde ser merece estar, tanto en lo institucional como en lo grupal a nivel humano, Cambaceres”

 Por @Gonza_Rossi
En forma muy exclusiva, el ex arquero y actualmente Entrenador de Arqueros, Sergio García, se hizo un tiempo para dialogar con Abrazo de Gol. Con respecto a sus comienzos en el fútbol, contó: “Cuando tenía doce años, residía por el Estado Provincia, lugar que hoy está el Estadio Único. Ahí, donde había muchas canchas de fútbol, practicaba todo tipo de deporte. En esos tiempos, me gustaba atajar, pese a que en los partidos me ponía detrás del arco porque tenía vergüenza pedir jugar. En una oportunidad, un día se me acercó un señor y me dijo si quería jugar y le dije que sí. Me preguntó de qué, y le conteste en el arco. Ese hombre, resultó ser Ricardo Scialino, quien en ese momento era el Director Técnico de la Novena División de Estudiantes. Así, comenzó mi historia con el Pincha”.
  Además, reconoció: “Cuando era chico, estaban en pleno auge el Loco Gatti y el Pato Fillol. Por eso, trataba de imitarlos a ambos, a pesar de que tenían distintos estilos. El Loco era mas showman”. Sobre lo que significa estar presente en un Clásico Platense, admitió: “Estando en Inferiores, nunca jugué contra Gimnasia, ya que en esos tiempos ellos estaban en la B. Mi primer duelo platense fue cuando estaba en Reserva, partido que se llevó a cabo en el Bosque y empatamos 1-1. Si no me equivoco fue perteneciente al clásico numero 99. Después, ya como técnico, los enfrenté dirigiendo a la Cuarta. En ese semestre, le ganamos en dos ocasiones, una en condición de visitante, en el Bosque y el otro en Casa, en Uno. Esos partidos tienen un sabor especial, por la rivalidad, pero no hay que extralimitarse. Somos de la misma Región y a veces, nos pasamos de vuelta”.   Vale destacar, que Sergio se consagró campeón estando como arquero de la Reserva de Estudiantes, y luego integró el plantel superior albirrojo en 1983. “Esa época me representó mucho con el tiempo. En ese momento, con apenas 17 años, pase algo maravilloso. Vivir un sueño siendo tan chico, como dar una vuelta olímpica en el mismo momento que me enteraba que iba a ser arquero suplente de Palito Bertero en la Copa de Libertadores de América, fue para mí tocar el cielo con las manos”, reconoció.
  También, estuvo en Defensores de Cambaceres. “En el 84 me tocó hacer el servicio militar, lo que provocó que tenga pocas chances de firmar contrato en Estudiantes. Dos años, después en enero de 1986, me llamó Miguel Ignomiriello, quien en ese momento era el DT de Cambaceres junto con el Profe Córdoba. Esa fue mi primera etapa, hasta el 88/89”, narró. Asimismo, jugó en Berazategui. “Estaba jugando en Cambaceres, José Silverio y Roberto Zapata habían arribado a Berazategui. Ellos luego me convocaron para que vaya al equipo naranja. Ese fue el año del ascenso de Bera, siendo campeón invicto y con el arco menos vencido”, señaló.
 Conjuntamente, estuvo en Argentino de Quilmes y Dock Sud. “En Argentino de Quilmes tuvimos una gran temporada, quitando que perdimos el ascenso directo por una diferencia de un gol. Más tarde, quedamos eliminados en Semifinales del Octogonal y posteriormente, perdimos una tercera opción a través del Repechaje. Una lástima, porque había un destacado grupo humano. Ya estando en Dock Sud, tampoco pudimos ascender, porque quedamos eliminados en Semifinales. Luego, en junio del 93, retomé al Rojo”, marcó.
   Más tarde, atajó en Racing de Olavarría. “En enero del 1994, Ricardo Rezza, me seleccionó para ir a Platense. Pero no se concretó la transferencia por trámites administrativos, lo que generó que termine en Racing de Olavarría. Para la temporada 96/97 volví por tercera vez a Camba”, sostuvo.
 Una vez retirado de la práctica profesional, estuvo en Estudiantes como Entrenador de Arqueros. “En septiembre de 1999, luego de no llegar un acuerdo económico con Argentino de Quilmes, me llamó Andrés Padrón para ver si quería integrar el Cuerpo Técnico como Entrenador de Arqueros, porque él tenía la propuesta de coordinar las Divisiones Inferiores de Estudiantes. Le dije que si, y en diciembre de dicho año empiezo a ocupar dicho rol. Después de haber trabajado en las 6 Divisiones Inferiores, en el 2003 cuando Cacho Malbernat agarró la Primera, me subieron a trabajar con él. Más tarde, cuando volvió Carlos Bilardo, que no trabajaba con EA, me reubicaron en el fútbol Infantil”, indicó. Y agregó: “Luego, en el año 2008 me subieron a las Juveniles y cuando arriba Alejandro Sabella, me integraron a su Cuerpo Técnico, obteniendo los logros ya conocidos. Después, cuando se va Sabella, permanezco en el cargo hasta el 2013, cuando Alayes agarra la Secretaria General y pone en mi lugar a Leandro Cortizo, con quien no tengo muy buena relación. Por eso, actualmente me desempeño en la Escuela al margen de la competencia”, recalcó.
  En estos días, se encuentra como EA en Cambaceres. “Hace dos años me incorporé a Cambaceres, para entrenar a los arqueros de Primera”, subrayó. Por último, Sergio García cerró diciendo: “Espero que este pararte no perjudique a la crecida que venimos teniendo. Las ambiciones están intactas por ascender y volver a las categorías superiores, que es donde ser merece estar tanto en lo institucional como en lo grupal a nivel humano esta institución”.
Imágenes: Revista Tribuna Roja.
Agradecimientos: Revista Tribuna Roja/ Gabriel De Charras.

martes, 17 de marzo de 2020

Para el Maestro, con cariño



Por @Gonza_Rossi
 Tengo que confesar que la foto que me sacaron con el Profesor, la cual se encuentra al finalizar la nota, fue de casualidad. El muchacho que, por suerte capturó la imagen, apuntó con su celular para otro lado y justo ahí estaba yo. Dicho momento, se dio cuando una noche el Profesor realizó una charla en el colegio Albert Thomas, sobre tácticas y estrategias. ¿Algo de lo que sabe, no?
La sala donde se llevó a cabo ese evento, estaba colmada. Duró casi una hora. Ya a lo último, llegó el momento de las preguntas. Y en ese instante, pensé: "Es ahora o nunca. Me tengo que animar, por mí, pero más que nada, por Abrazo de Gol". Y lo hice.
 Fui el último en hacerle una consulta. Me la respondió con una sonrisa, y con la sencillez que lo caracteriza. Esa cualidad, generó que regrese a Casa, en parte también, gracias a un tal Juan Ramón Verón que le sugirió que vuelva a City Bell. Regresó. Acompañado de un Cuerpo Técnico fantástico, les hizo creer a los hinchas de Estudiantes que lo que habían soñado en alguna oportunidad, se podía cumplir. Y lo hizo.
El camino al éxito no es fácil, si no cualquiera llegaría. A mediados de marzo, agarró un equipo que andaba de capa caída; sin rumbo en el torneo local, y a punto de quedar eliminado de la Copa Libertadores. Pero con su filosofía de cómo llegarle al jugador, no solo dentro de la cancha si no también afuera y de expresar lo que es Estudiantes De La Plata, el plantel retomó la confianza y comenzó a escalar en la cima.
Pasaron los días y el equipo mejoraba. Tal es así que clasificó a Octavos de Final de la Copa. Y a partir de ahí, no paró más. Hasta llegar al partido decisivo. El encuentro de ida fue un típico juego copero. Aburrido por momentos, acción en otros tramos y una chance increíble que pierde el Cruzeiro bajo el arco que pudo haber cambiado la historia. Creo que ahí estuvo Osvaldo Zubeldía o Mariano Mangano, para soplar la bocha y evitar la conquista brasilera. El juego finalizó igualado sin goles.
Se definió todo de visitante. Los hinchas del equipo azul tenían todo preparado para festejar. Pero esto fue antes del partido. Como el pleito en La Plata, hubo mucho roce y fricción. Hasta que en el complemento, un carioca le pegó de lejos, la pelota se desvió en Desabato y venció la resistencia de Andújar.
 Tras ese tanto, les pidió a sus jugadores "que no se enloquecieran, si no iban a perder por goleada". Sus alumnos captaron esa orden y se tranquilizaron. Esto, provocó que a través del emblema que tenía ese equipo, hoy presidente de la institución, que creo se llama Sebastián, que también hizo algo con los sueños de los pinchas, con UNO principalmente, la abrió para un Samurái. Este, colocó con centro rasante y un muchacho platinado, increíblemente con botines verdes, solo tuvo que poner su pie derecho para causar el grito sagrado. Gol y empate. Gol y vamos por más, por la gloria.
Y eso llegó, cuando no, gracias a una pelota parada. Un córner excelentemente ejecutado por el capitán, y apareció ese nueve goleador, Mauro, para cabecear casi en soledad y dar vuelta el marcador. Después, claro, a sufrir. Porque el dueño de casa intentó llegar a la igualdad; hubo un remate que dio en el palo, pero la bola no entró. Seguro que en esa escena apareció algún Profesor de los 30 o un Beto de los 40/50 para desviar la trayectoria del balón. Y sentenciar lo que merecía ese gran Hombre y sus dirigidos: levantar la gloriosa Libertadores.
 Un año después, armó un equipo para consagrarse en el torneo local. A pesar de demostrar un juego vistoso y eficaz, terminó segundo en el campeonato, detrás un cuadro que fue muy Bicho. Pero no se quedó con los brazos cruzados y fue por la revancha. Armó otro gran plantel, y eligió a un 9 goleador para reemplazar a otro goleador. Más tarde, este centrodelantero tuvo un problema en la rodilla. ¿Un problema sin solución? No, estas equivocado. Ese rubio platinado, la “Gata” Fernandez, fue el elegido para cumplir la función de chocarse con los defensores, meter y cabecear. Dicho atacante le cumplió... Y como !! Fue muy importante en ese certamen, mientras el verdadero nueve se recuperaba.
Llegó el día D. Su conjunto tenía que ganar paro no depender de otro resultado. Y lo hizo. ¿Fue sencillo? Je, obvio que no. Enfrente había un equipo cerrado, duro, que parecía que no podías romper su arco con el grito sagrado. Encima de males, uno de los mejores futbolistas que hubo en la historia del Club se tuvo retirar de la cancha lesionado. Todo mal! Pero ingreso a ese delantero charrúa, recuperado de su lesión, y pudo torcer el destino, ese que decía que no le daba el merecido titulo de campeón al cuadro platense convirtiendo no uno, si no dos goles. Fiesta y delirio para el querido y gran Profesor. Pasaron algunos años, y un día le toco afrontar lo que en los papeles era un gran desafío: asumir en la Selección Nacional. Se presentó al predio de la AFA junto con sus colaboradores, y con lo aprendido de uno sus maestros, Carlos Bilardo, puso en marcha su plan: clasificar al Mundial Brasil 2014. Y lo consiguió con éxitos.
El elenco local terminó primero en su zona, y si no me equivoco, invicto. En Brasil, llegó el momento de la verdad. Al principio, costo un poco. Un Mundial es un Mundial. Pero con el paso de los partidos el equipo se fue acomodando, aprendiendo de los errores y pasando fase a fase, con penales en el medio que nos hicieron rezar hasta el último santo que se encuentra con Jesús y dejando atrás a otras grandes Selecciones.
 Posteriormente, la Argentina logró llegar al partido definitorio. Fue como un juego de ajedrez, difícil, muy complicado. Adelante se encontraba Alemania. En los 90 minutos ninguno de los elencos pudo sacarse ventajas. Hasta que floreció un germano y nos sacó la Copa de las manos. Esa Copa que nos pertenecía, que era nuestra.
Después del Mundial, el gran Maestro en una conferencia no aguantó más y se largó a llorar, pidiendo disculpas al pueblo argentino por no haber cumplido con lo prometido. Lo que no sabe, o tal vez se enteró luego, es que hizo unir a ese país que hacía tiempo que no se ilusionaba, que no soñaba, que hacía años que no se sentía tan identificado con la Selección. El Profesor hizo esto, y mucho más. Dejó la vara bien alta, y los colores nacionales allá arriba, donde cuesta llegar. No hay nada para reclamarle, señor.
Ulteriormente, vino el partido más difícil de su vida, a nivel personal. "Si le pedía a mis jugadores que den todo, yo tendría que seguir ese camino", dijo cuando le tocó disputar ese juego. Y lo ganó, porque la peleó como un León, con ganas, con fuerzas y con un apoyo fenomenal de sus seres queridos y ese público albirrojo y nacional que siempre lo bancó.
Hoy en día, regresó a su Casa, lugar que ingresó en los 80, cuando venía de Inglaterra de la mano de un Doctor. Escucha y da consejos, porque sabe lo que es Estudiantes y la Selección. Igual, este tranquilo, Profesor. Su tarea, está hecha.
Agradecimientos: Cecilia Lavezzaro.

miércoles, 12 de febrero de 2020

Federico Tevéz:


                    “Estudiantes es un ejemplo en todo sentido”
Por @Gonza_Rossi
En forma muy exclusiva, el joven defensor de Estudiantes de La Plata, Federico Tevéz, se hizo un tiempo para dialogar con Abrazo de Gol. Con respecto a sus comienzos en el fútbol, recordó: “Empecé  a jugar en Hernández, un club de barrio, en cancha de siete, cuando tenía cinco años”.
  Por otro lado, en relación a las cualidades que tiene dentro de la cancha, dijo: “Me considero un futbolista defensivamente bueno, ofensivamente, mejorando, sacrificado y con actitud”. Asimismo, contó que “admiro mucho a Leo Messi. Es increíble como juega. Siempre que lo veo, me pregunto cómo hace muchas cosas y no le encuentro explicación”.
  Sobre el arribo a Estudiantes, admitió: “Vine a Estudiantes en el 2010. Jugando para Hernández, enfrentamos al Pincha. Posteriormente a ese partido, al técnico que tenia por ese entonces le dijeron que querían hacer una prueba en el Country. Fui y luego de dos semanas, expresaron que me iban a fichar”.
  Conjuntamente, Federico confesó que “me encontré con excelente club, que te brinda todo. Además, te enseñan valores de la vida. Desde chicos, nos inculcaron muchas cosas, las cuales ya las tomamos natural porque estamos acostumbrados. También, te forman como persona y futbolista. Estudiantes es un ejemplo en todo sentido. No creo que haya muchos clubes que te hagan sentir parte de una familia”.
  Por otro lado, Tevéz indicó: “Estar presente en un clásico es algo hermoso. Son partidos muy distintos a los demás. Siempre los queres disputar. Lo que se siente en ese momento, está muy bueno. Mas cuando ganas”.
  También, el lateral sostuvo que “la relación con el plantel superior es muy buena. Tengo muchos amigos que integran dicho equipo que son de mi misma categoría. Siempre me tratan bien, y te hacen sentir cómodo, desde el más chico al más grande”.
  Por último, cerró diciendo: “En este semestre, espero poder sumar la mayor cantidad de minutos en Reserva, poder demostrar mi rendimiento y obviamente, estar siempre preparado para lo que pude llegar a pasar”.
Foto: Rocío San Pedro.