sábado, 9 de junio de 2018

“De pequeño, me gustaba mucho Franco Baresi. Me sorprendía como podía pasar de recuperar la pelota de manera muy agresiva, a tirar un sombrero y salir jugando”


Por @Gonza_Rossi
Lo dice Uriel Raponi, defensor argentino, hoy en Venezuela. Además, nos cuenta dónde empezó a jugar, cómo llegó a Aurora y su paso por Italia y Mendoza, entre otros temas.
 “Mi presente está en Deportivo Anzoátegui. Me quedan seis meses más de contrato, pero se encuentra una posibilidad de que pueda ejecutar la clausula de salida que tengo en el contrato, y pueda cambiar de aire. Veremos si aparece un proyecto ambicioso en lo deportivo, y lo concretamos”.  Se lo dijo a este medio, el defensor argentino Uriel Raponi.
  Por otro lado, recordó sus inicios en el fútbol: “Comencé a jugar en Los Andes de Alcorta, un club perteneciente a mi ciudad y del cual soy hincha”.
  Además, sostuvo que “de pequeño, me gustaba mucho Franco Baresi.  Me sorprendía como podía pasar de recuperar la pelota de manera muy agresiva, a tirar un sombrero y salir jugando. Lamentablemente, solo pude ver la etapa final de su carrera, por una cuestión de edad. Posteriormente, creo que Cannavaro y Nesta dieron un poco de continuidad a su estilo”.
  También, Uriel jugó en Banfield y Almagro. “Luego de haber estado en Los Andes, fiche para Banfield. La primera experiencia en Buenos Aires, fue de aprendizaje. Al año siguiente, pase a Almagro. En el Tricolor, me convertí en profesional, ya que firmé mi primer contrato, teniendo al Tata Brown de DT, señaló.
  Asimismo, Raponi indicó que “debuté en Primera en el año 2007, de la mano de José María Bianco”.
  Conjuntamente, estuvo en Aurora(Bolivia) y un largo tiempo en Italia. “A Aurora me llevó Luis Islas. Al Lobo, lo había tenido como entrenador en el Tricolor. Asimismo, estuve cuatro años jugando en el ascenso italiano. El Calcio, es más táctico que el campeonato argentino. En ese momento, en Italia se trabajaba mucho la táctica por líneas. Recuerdo que línea defensiva, trabajaba tres veces a la semana de manera muy específica para luego volcar lo entrenado a trabajos colectivos. Hoy en día, ya se hizo todo más global y todos los países manejan tres o cuatro métodos de trabajo. Se equipado un poco todo”, contó.
  Por otra parte, anduvo por Mendoza y Córdoba. “En San Martín la pase muy bien, porque volví a disfrutar del folclore del fútbol argentino, como el vestuario y la gente. Es un equipo que no entiende categorías. En la que le toque estar, llena la cancha. Por otro lado, en Alumni estuve poco tiempo, ya que en diciembre de ese año, tuve que volver a mi pueblo por un problema personal”, subrayó.
  Luego, volvió a sus pagos. “Después de Alumni, jugué para Los Andes el torneo federal y la Liga. Fue espectacular, porque logramos ganar muchas cosas con el agregado de que mi hermano era mi entrenador. Inolvidable experiencia en el amateurismo, para después regresar al profesionalismo estando en Petare FC de Venezuela”, admitió.
  Por último, vale destacar que vistió la camiseta de Racing de Olavarría. “Estando en Petare, me llamó Carlos Girardengo, comentadome el proyecto en Racing y me sume. Si bien no logramos el ascenso, porque llegamos hasta las Semis del torneo, fue una experiencia. Encontré un club muy ordenado, y con mucho compromiso dirigencial. La gente acompañó muchísimo”, narró.
Ph: PFC. Twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario