martes, 5 de junio de 2018

“Me quedaron muchos recuerdos de mi paso por el Lobo”


Por @Gonza_Rossi
Lo dice Diego Martin Guidi, ex defensor de Gimnasia (LP). Además, nos cuenta dónde empezó a jugar, cómo llegó al Tripero y su presente en Chile, entre otros temas.
“Debuté en Primera el 12 de septiembre de 1999, contra Colón(Santa Fe), de visitante, teniendo como DT a Gregorio Pérez, el uruguayo”. Se lo dijo a este medio, el ex defensor Diego Martin Guidi.
  Por otro lado, recordó sus inicios en el fútbol: “Empecé a jugar de muy chico, teniendo cinco años, en el baby de un club de barrio que se llamaba Independiente. Luego, pase a las Divisiones Inferiores de Defensores de Villa Ramallo. Después, fui a Gimnasia y Esgrima La Plata, teniendo edad de Sexta”.
  Además, sostuvo que “cuando era pequeño, admiraba a Diego Maradona. Al ser nacido en el 81, la mayoría de los padres nos ponían a los varones ese nombre. Lógicamente, fue el más grande de nuestra historia. En ese momento, todo giraba alrededor del diez. Por eso, de chico escuchaba a lo mas grandes hablando de Maradona y me deleitaba con su futbol, a pesar que los mejores recuerdos de él son cuando ya estaba en los últimos años de su carrera”.
  Con respecto a su llegada a Gimnasia de La Plata, Diego señaló: “Al Lobo me incorporé por intermedio de una prueba de jugadores. Fui de la mano del técnico que tenia Defensores por aquel entonces, quien había estado en el Lobo, Avelino Verón. Él, hizo los contactos. Asimismo, la persona que me dijo que me quedara ahí fue Roberto de Placido. Para mí, estas dos personas fueron mis grandes formadores”.
  En relación a lo que significa disputar un clásico platense, Guidi indicó: “Creo que estar presente en un clásico, es la sensación más emocionante de la cual no se puede explicar. Entrar y ver el marco de público, que en esa época era las dos hinchadas alentando, generaba nerviosismo y la presión de no equivocarse, porque la gente después no te perdona. Tuve la responsabilidad, a los 18 años, de disputar un partido de esas características, algo que nunca imagine. Fue hermoso, no todos los futbolistas jóvenes tienen esa oportunidad”.
  También, estuvo en Universidad Concepción de Chile. “Pese a que tenía la posibilidad de quedarme en el Lobo, donde no había jugado nada, quede libre, porque iba a renovar el contrato por la misma plata. Posteriormente, el Topo Sanguinetti me ayudó ir a Plaza Colonia de Uruguay. Estando ahí, me llamó un empresario, ofreciendome una prueba en Universidad de Concepción. No lo dudé y partí. Estuve dos semanas y de esa manera, se inicio mi carrera futbolística más rica, porque comencé a jugar todos los fines de semana”, expresó.
  Conjuntamente, jugó en Cobreloa y O’Higgins. “En esos equipos, viví mis mejores épocas. En Cobreloa, el cuarto equipo más grande de Chile, estuve dos años, jugué Copa Libertadores y fui campeón del Clausura 2004, ultimo titulo del club, hasta el día de hoy. La Mayoría de los jugadores que lograron dicho campeonato, pertenecían al seleccionador trasandino, lo cual me sirvió mucho de experiencia. Por otra parte, O’Higgins, fue una apuesta. Venia de ascender. Conocí una hinchada como pocas, toda una ciudad vestida de los colores de este club y un dirigente excepcional, Ricardo Abhumor, una eminencia en el fútbol chileno, quien llevó al club a ser potencia dentro del país. Ese año, estuvimos a punto de entrar a la Libertadores”, admitió.
  -¿Hay diferencias entre el fútbol argentino y chileno?
Si, las hay. Aquí los clubes te pagan al día, por ley. Se vive tranquilo, tanto dentro como afuera de la cancha, la gente no te amenaza. Quizás, es menos físico que en Argentina. La pasión por el fútbol en Argentina, no se compara con ningún lugar del mundo. Por algo todos quieren jugar allí. Igual, el fútbol chileno ha crecido mucho con la generación de los campeones de la Copas Américas.
 -¿Cómo se concretó el arribo a Iberia?
Por aquel entonces, ya me había vuelto a mi ciudad natal, para retirarme en Defensores. Estando en esa localidad, se comunicó conmigo Cesar González, un empresario, para que vaya a Iberia de Los Ángeles. Tanto a mí como a la familia, nos sedujo la posibilidad de volvernos a Chile, después de estar dos años en Argentina y por eso, ni lo pensamos.  Arreglamos lo económico rápidamente y a jugar de nuevo.
  Actualmente, ocupa un lugar en el staff técnico en las Juveniles del club azulgrana. “Cuando comenzó este año, hubo cambio de DT, me recuperé de una lesión en una de las rodillas, y como no tenía lugar en el equipo a pesar de que poseía contrato vigente, la idea era irme para no dañar al club. Pero, la presidenta me ofreció la posibilidad de hacerme cargo de las series menores, junto con otro Profe, Alejandro Saavedra, y como Asesor Deportivo de la institución”, contó.
  Por último, Diego Guidi en conmoración  a los 131 años que cumplió hace días Gimnasia, recordó su estadía por el conjunto tripero: “Recuerdos de mi paso por Gimnasia, me quedaron muchos. Tuve grandes compañeros y amigos, quienes me felicitaron llegar al primer equipo. Por ejemplo, Sava, Messera, Troglio, Alonso, San Esteban y Cufre, Scotti, Sanguinetti, Choy, Pautasso, Licht y Lucas Lobos. Además, tuve a Gregorio Pérez, un señor del fútbol, que me enseñó a ser una buena persona más que un jugador. Conocí a un maestro, como el querido Timoteo Griguol. También, toda la gente del club me trató con respeto, tanto la de la pensión y como los utileros. Siempre estará presente la vieja y querido casona y Estancia Chica, donde pasábamos horas y días entrenando. Tengo muchos recuerdos imborrables, me quedaría toda la noche memorizandolos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario