viernes, 7 de abril de 2017

Diego Riolfo:

“Ojala que Uruguay clasifique a Rusia, y supere el Cuarto puesto consigo en Sudáfrica”

Por @Gonza_Rossi
El delantero charrúa, espera ver a la Celeste en el próximo Mundial. Además, nos cuenta dónde empezó a jugar, cómo llego a Central Español, su paso por Wanderers y España, y el presente en México.
El delantero uruguayo, Diego Riolfo, se hace un tiempo para dialogar con este medio. Con respecto a sus inicios en el fútbol, recordó: “Como futbolista profesional, comencé a los 18 años en el club Central Español. Hasta ese momento, jugaba en una liga universitaria, para un equipo de mi barrio, llamado club City Park de Shangrilla. Ahí, transcurrió toda mi infancia y mi adolescencia”.
  Además, comentó que “hasta los 7 años, viví en Buenos Aires, Argentina, y eso me llevo a ser fanático de esa liga. Me gustaba mucho Velez; seguía sus partidos y sus jugadores. Bassedas, el Turu Flores o el mismo Chilavert, fueron mis atracciones futbolísticas de chico. Más adelante, fui mirando a Mauro Zarate, Ricardo Álvarez, Jonás Gutiérrez y Maxi Móralez, que curiosamente hoy nos encontramos enfrentados en México. Otros de los jugadores que me gustaba mirar siempre, era a Riquelme o Aimar. En cambio, de Europa, remarco a Messi e Ibrahimovic”.
  Sobre su llegada a Central Español, Diego dijo: “Mi llegada a Central Español fue un poco curiosa. No estaba del todo convencido de dedicarme al futbol. Si bien me gustaba mucho, pero no me veía como jugador profesional. Con 17 años, un año antes de terminar la secundaria, fui a probarme a Central, ya que mi mejor amigo, Matias, jugaba ahí hacía 2 años. Luego de realizar una prueba una semana antes de comenzar el campeonato, me dijeron que no me podía quedar porque estaba el plantel completo. El entrenador que me dijo que no en ese momento, fue Daniel Pecho Sánchez, quien curiosamente fue el que me terminó subiendo y haciendo debutar en Primera División, tres años más tarde.
   Una vez terminada la secundaria, y en busca de cumplir el mi objetivo estudiantil, que era comenzar una carrera universitaria, decidí darme la última oportunidad de probar suerte en un equipo profesional. Volví a ir a Central Español, otra vez de la mano de Matías, y ya con otro entrenador. Después de un mes de pretemporada con el plantel, el técnico Fernando Elo decidió ficharme en la Cuarta División del conjunto Palermitano”.
  También, Riolfo jugó en Wanderers(M). “Luego de mi paso por Central, surgió la posibilidad de ir a Wanderers. En un partido amistoso de pretemporada, allá por enero del 2012, estando en Central Español todavía, tuve la suerte de hacer 2 goles y tener una de esas mañanas inspiradas. En ese momento, había tomado la dirección técnica del equipo Bohemio Alfredo Arias, junto a un preparador físico que me había tenido en las inferiores de Central. Luego de ese partido, se me acerco a hablar ellos dos, para decirme que estaban interesados en que vaya a jugar a su equipo. A mí se me iluminaron los ojos, porque era una posibilidad impensada en ese momento. El futbol tiene esas cosas, que cuando menos lo esperas, llegan oportunidades de estas, y sin dudas que quería aprovecharla. Después de algunas idas y venidas en la negociación, pude firmar con Wanderers por 2 años, y disfrutar de formar parte de un club con mucha historia, y de compartir plantel con compañeros de gran nivel”, señaló.
  Asimismo, estuvo un tiempo en España. “Posteriormente de haber jugado seis meses en Wanderes, surgió la posibilidad de ir al Recreativo de Huelva, que estaba en la liga Adelante, División perteneciente al Ascenso, a préstamo por un año con opción a compra. Fue un año de mucha experiencia para mí, ya que era la primera vez que salía del país para jugar futbol. Me encontré con un torneo muy competitivo, además de ser torneo largo y extremadamente difícil. Pude jugar varios partidos, y también disfrutar de jugar la Copa del Rey, la cual años atrás miraba por televisión. Si bien tuve algunas actuaciones buenas, no logre encontrar la continuidad que buscaba y por eso, un año más tarde retorné a Wanderers, dueño de mi ficha”, indicó.
  Actualmente, el delantero charrúa se encuentra jugando en Necaxa de México. “Cuando retorne a Uruguay, después de mi paso por España, estuve tres años en Wanderers. Pude jugar la Copa Sudamericana, la Libertadores, y ganar el campeonato Clausura  2014, algo que hacía muchos años que el club no conseguía. Fue mucho tiempo, y muchos partidos que tuve para mostrarme con el objetivo de intentar alcanzar un nuevo pase al exterior. El último certamen en el Bohemio, tuve la suerte de convertir varios goles y mantener un nivel regular durante todo el campeonato. Eso generó que en junio del 2016, surgiera el interés del Necaxa. Por suerte, las partes se pusieron rápidamente de acuerdo y llegué a Aguascalientes con un contrato de dos años, con opción a un tercero. Es una ciudad muy cómoda, donde tanto la gente, como el club en sí mismo, me han tratado muy bien durante todo este año”, sostuvo.
  Por último, Diego Riolfo desea que la Celeste clasifique al próximo Mundial. “A Uruguay lo veo en un proceso de recambio de futbolistas, luego de haber pasado etapas muy exitosas en la Selección los últimos años. Es un equipo que nunca se lo puede dar como favorito, pero tampoco muerto o eliminado, si aún queda alguna chance. Hay jugadores que juegan en los mejores equipos del mundo, y que son catalogados como los mejores en su posición. Es una Selección con identidad que se mantiene, a pesar del mencionado recambio. Eso surge de la idiosincrasia de nuestro futbol, de nuestra historia. Todas las eliminatorias de los últimos mundiales, han costado mucho trabajo y esfuerzo. Ojala podamos clasificar, y volver a jugar un nuevo Mundial, con esa esperanza que tenemos todos los uruguayos: mejorar el Cuarto puesto en Sudáfrica 2010, y por qué no, luchar por un campeonato del mundo, el cual ganamos hace más de 50 años”, analizó.

Fotos: Facebook. Debate. Ovación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario